http://www.stockimagesphoto.com
http://www.andaluciafotos.com

Turismo de Cantabria > Noticias > Alojamientos > Restaurantes > Información > Viajes > Ocio > Fiestas

¿Cómo sobrevivir sin Google?

Redacción | 28-06-2012 | Compartir  facebook  twitter   enviar a un amigo

El mundo actual rebosa información. Con tan solo acudir a Google se pueden obtener cientos de páginas de una temática específica. Pero la premura en la respuesta conlleva un problema: todo lo que ahí se publica no está contrastado y, por tanto, no es una vía demasiado fiable.

Noemí Cué Pérez y Yolanda Armada García, codirectora y profesora del curso
Noemí Cué Pérez y Yolanda Armada García, codirectora y profesora del curso
La Universidad de Cantabria ha organizado en Santander el curso de verano "Más allá de Google: cómo buscar información académica y científica", donde los "capitanes" sugieren a sus "grumetes" diferentes itinerarios para navegar surcando documentación científica veraz y recalar en buen puerto.

El objetivo del curso es orientarles en la indagación y escrutinio de respuestas; optimizar la capacidad de discernir de forma inteligente, crítica y responsable la información fidedigna, poniendo en juego distintas habilidades y herramientas. A lo largo de la semana, imparten clases en las que teorizan sobre distintos procedimientos para la obtención de información, que alternan con sesiones prácticas en las que los alumnos aplican los conocimientos adquiridos.

Noemí Cué Pérez, codirectora del curso y responsable de la biblioteca electrónica "Emilio Botín", asevera que "los alumnos necesitan buscar información de calidad y científica y tienen que aprender a hacerlo no sólo a través de Google, sino de las herramientas que proporciona la biblioteca, que son herramientas que conducen a información científica".

Todas estas herramientas están disponibles en la web de la biblioteca. La principal es el propio catálogo que recoge toda la documentación depositada en la universidad; y, por supuesto, las bases de datos con referencias específicas de cada disciplina: ciencia y tecnología, ciencias sociales y humanidades.

Un rasgo distintivo del curso consiste en cómo indagar en bases de datos y qué pasos hay que dar para que estas proporcionen la información precisa. En primer lugar, se deben seleccionar unas palabras para iniciar el rastreo y combinarlas de manera que la base de datos las entienda. Resulta tan imprescindible conocer las bases de datos y buscar con la terminología que ellas emplean, como traducirlo todo al inglés, ya que las principales herramientas de búsqueda aparecen en ese idioma. En cuanto a la terminología específica que hay que aplicar en cada una de ellas, es importante saber que muchas tienen tesauros o listas de materias.
Otra de las pericias que comparten los expertos con los alumnos trata del manejo de la página web de la página de la universidad; allí las bases de datos aparecen clasificadas por temática y lo primero que deben hacer es buscar en la página de la biblioteca y ella, automáticamente, se redirige a la base de datos más adecuada. Si bien la filosofía de todas las bases de datos es similar, resulta esencial saber que cada una es singular y opera con sus propios formularios de búsqueda, por lo que es inevitable recurrir a las páginas de ayuda o a los tutoriales para optimizar resultados. Una vez conseguido este paso, la base deriva a la reseña de un artículo; para acceder a él en su totalidad es necesario acudir a libro o revista de referencia que, por supuesto, está en formato papel o electrónico… y es de pago.

Mención especial merece el uso ético de la información. No es casualidad que la última sesión del curso vaya dirigida a cómo redactar citas y referencias bibliográficas en trabajos académicos y los especialistas reiteren la necesidad de ser muy cuidadoso, honesto, incluso escrupuloso cuando se usa información de otros autores, y perseveren en el uso de las citas bibliográficas. La biblioteca proporciona un gestor de referencias bibliográficas llamado REFWORK, aunque también es de pago.

Aparentemente, obtener información desde el campus es, además de fácil, gratuito. Es la Biblioteca de la UC la que abona las suscripciones, invirtiendo en la documentación que usarán sus alumnos, profesores e investigadores.

Los estudiantes que asisten durante esta semana al curso han descubierto un mundo que les abre más de una puerta, especialmente para profundizar en sus estudios académicos. Muchos coinciden en que lo que han aprendido les puede ayudar. A Cecilia Díaz Rodríguez, estudiante de electrónica industrial, le parece "bastante interesante porque he aprendido a buscar información de calidad, lo que me va a ayudar a la hora de hacer el trabajo de fin de grado o cualquier otro estudio que me manden en la carrera".

Elena Valle Campo, que estudia ingeniería eléctrica, va un poco más allá y recomienda que el curso se dé "como una asignatura transversal porque, al principio, no sabemos cómo buscar información en la biblioteca de la universidad". "Este curso me ha servido para aprender a buscar libros de la biblioteca, algo que me puede ayudar mucho en un futuro", defiende. Otra alumna, Cristina Secada Carral, alumna de telecomunicaciones reconoce que "nunca me había metido a la biblioteca. El curso me ha ayudado porque, por ejemplo, no sabía cómo buscar revistas".

© Visita Cantabria 2018
14 de diciembre de 2018

Noticias de Cantabria :: Turismo de Cantabria :: Alojamientos en Cantabria :: Fiestas de Cantabria :: Playas de Cantabria :: Restaurantes en Cantabria :: Gastonomía de Cantabria
Rutas por Cantabria :: Turismo Rural en Cantabria Turismo de Santander :: Noticias de Santander :: Ocio en Santander :: Alojamientos en Santander
Restaurantes en Santander :: Playas de Santander :: Fiestas de Santander

5